domingo, 16 de octubre de 2016

Ondas caprichosas



 Me gustan los jabones lisos o de un sólo color con un bonito sello, pero reconozco que cuando utilizo colores, disfruto mucho más en su elaboración, la impaciencia para verlos cortados... 
¡Realmente el jabón artesanal es mágico!